EN EL PRINCIPIO FUE EL SILENCIO

 

Si el viento interrumpiera su murmullo frío

y la niebla cediera, esponjosa, ante el bosque de agujas

encendidas,

entrevería una costa gris, sembrada de destellos anodinos,

donde esconderme, piedra pequeña,

punta de flecha pálida,

en un resquicio de un verano céltico.

¡Robles!

cuánto camino para ser lluvia sosegada,

sin ruido,

sin ruido otra vez,

quiero que me oigáis,

y en la tarde,

sigilosa,

ser un fósil reseco en el camino,

para después perder el habla

o, mejor, tallarla en piedra fría

y luego

tirarla deshojada,

muda,

vientre roto, atravesado mil veces de la hierba,

a los glaciares.

 

 

(de Cuerpos varados) 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies