Invierno respira.

Penetra las mil islas de la mente,

tensa el aire salino,

y dibuja destellos en interiores breves.

El Vístula en sus ímpetus

abraza orillas arenosas

y bosques apagados.

Hay un frío de óxido en sus puentes heroicos

y los silencios anchos.

Un hombre de rostro sereno

y serio

bebe su café.

No ha quitado su abrigo.

Miro a su pueblo.

Soy una mujer polaca.

Amo el cerezo y los tilos

y las aceras rotas.

 

(de Varsovia llueve)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies